20 gestos, costumbres y tradiciones japonesas de lo más curiosos.

Escrito por: Sucu Croissant

Gracias a la asociación AIKO por la presentación y traernos información tan interesante y en ocasiones desconocida de la vida diaria de Japón. Más concretamente, una lista de costumbres, tradiciones y gestos que nos pueden resultar curiosos.

En Japón existen adopciones de adultos. Generalmente una familia japonesa puede adoptar a un chico joven o un hombre adulto por dos razones. La primera es que la familia no tiene un heredero varón que se haga cargo de la familia, la empresa o el negocio familiar. La segunda es que la familia sí tenga un hijo varón, pero no quiera hacerse cargo.

 

Fuente: The Economist

 

– En Japón NO se deja propina. Se considera de mala educación, ya que un trabajador ya cobra por su trabajo. Muchos extranjeros dejan algo por desconocimiento, y se ven sorprendidos cuando, al salir del local, un empleado sale detrás suyo por que se han olvidados las vueltas.

– Dormir en el lugar de trabajo. Al contrario de lo que podría parecer, echarse una siesta en el trabajo no es signo de procrastinación, sino de haber trabajado con tanto empeño que hace falta descansar un momento para poder seguir.

– Cuarto de castigo. No está bien visto que una empresa despida a un empleado. Si se quiere prescindir de un empleado porque no hace un trabajo satisfactorio, se le invita de forma sutil a irse. Sin embargo, el empleado “no suele coger la indirecta” y continua en su puesto de trabajo. En este caso, la empresa toma una medida que a muchos les parecería ideal, pero para un japonés supone una gran vergüenza. El empleado es enviado a un “cuarto de castigo” donde es relevado de toda responsabilidad y no se le asigna ninguna tarea. Pasan todo su horario laboral mano sobre mano sin hacer nada productivo por su empresa. Esta situación provoca que el empleado termine yéndose de la empresa.

Dientes torcidos o dientes “yaeba”. La mentalidad japonesa establece que en la imperfección está la belleza. Por este motivo los japoneses no se preocupan por mantener una dentadura completamente alineada, lo que no significa que no vayan al dentista. Tener los colmillos ligeramente salidos es un signo de belleza, y muchos jóvenes optan por desalinearlos de forma artificial. Por mucho que este hecho nos pueda sorprender, tenemos que recordar que hace unos años en occidente se puso de moda separar de forma artificial los incisivos imitando la diastema de algunas modelos.

dientes "yaeba"

– Puntualidad ferroviaria. Los sistemas de tren, metro y alta velocidad en Japón es milimétrico. Si se anuncia que el tren en cuestión llega a las 10:17, el tren estará entrando en la estación a esa misma hora. La puntualidad llega a tal punto que si el tren se retrasa unos minutos, la empresa se disculpa.

– No tocar. En Japón no está bien visto el contacto físico. Al presentarse, uno tiene que respetar el espacio personal. Sólo y rara vez se da la mano al empezar una reunión de negocios.

– No hay personal de limpieza en los centros educativos. Quizá esta es la costumbre que menos nos extrañe de la cultura japonesa, ya que hemos visto muchos ejemplos en manga y anime. Para crear una mentalidad colectiva y fomentar el respeto a la propiedad pública, la responsabilidad y la educación social, los alumnos se organizan para limpiar los espacios del centro como las aulas, e incluso los servicios. Aunque este comportamiento no se da sólo en colegios e institutos. Algunas empresas también llevan a cabo este tipo de acciones para reforzar el sentimiento de pertenencia a la empresa.

Imagen relacionada

 

Alumnos limpiando clase.Fuente:japanesense

 

– Hablar con las manos. En la cultura occidental es común acompañar nuestras palabras con gestos y movimiento de manos. Esta costumbre tan nuestra resulta algo violenta para los japoneses. Les incomoda y sorprende nuestra efusividad.

– Señalar con el dedo. A todos nos han dicho que no está bien señalar con el dedo. Pero por lo general eso se aplica a señalar a otras personas. En Japón sin embargo, está mal visto apuntar con el dedo en ninguna situación. Para señalar o llamar la atención sobre algo o alguien, se señala con la mano abierta con la palma hacia arriba. Un gesto menos invasivo.

– No hay costumbre de quejarse. Aunque más bien, lo correcto sería decir que no hay que dar lugar a la queja. En un comercio, el cliente es tratado como un dios. El respeto que se muestra llega a tal punto de que en algunas tiendas los empleados no pueden llevar ninguna joya para no dar lugar a que si una clienta entra sin llevar collar o pendientes, el empleado podría ser más importante que ella. Si se da lugar a que el cliente no se sienta cómodo o conforme con el trato recibido, el empleado puede llegar a perder su trabajo.

– No sonarse la nariz en público. A nosotros siempre se nos ha dicho que sorberse la nariz es algo de mal gusto. Sin embargo en Japón está mejor considerado que sonarse con un pañuelo. Cuando un japonés está resfriado, esperará a estar en privado o irá al baño más cercano para limpiarse con un pañuelo.

– Cuidado a la hora de cerrarse un kimono o un yukata. Los extranjeros tenemos la costumbre de cruzarnos la ropa con la solapa de la derecha sobre la izquierda. ¡Ojo! porque esta es la forma en la que se suele cerrar la ropa a los difuntos en los funerales.

– Dejar los zapatos en la entrada de casa. Al entrar en una casa japonesa debemos quitarnos los zapatos y dejarlos ordenadamente en la entrada. La razón principal es que el tatami con el que se forra el suelo está compuesto de hebras entrelazadas. Si pisamos el tatami con las zapatillas puestas, la suciedad se mete entre las hebras y es muy difícil limpiarlas. Sin embargo, esto no significa que los japoneses vayan descalzos por casa. Como nosotros, ellos también tienen zapatillas de andar por casa. Zapatillas que, sin embargo, también se cambian para ir al baño. Donde hay un par destinado a usarse sólo en el baño. Se toman la higiene muy en serio.

– Sorber los fideos. ¿Cuántas veces nos han regañado de pequeños por hacer ruido al sorber sopa o al comernos unos espaguetis? Pues resulta que es lo que debemos hacer cuando comamos ramen en Japón. Sorber los fideos hace que se enfríen más rápido y se pueda terminar de comer antes.

El número 4. La pronunciación china del número 4 en japonés es “SHI”. El verbo morir es shinu. Debido a esta pronunciación, y a que los japoneses son muy supersticiosos, no es común encontrar el piso número 4 en edificios, o habitaciones número 4 en hospitales y hoteles. A menudo lo que hacen es renombrar la planta o habitación sin suprimir el espacio, por ejemplo 3º, 3ºB, 5º.

– Omiyage. Cuando un japonés sale de vacaciones es costumbre que traiga algún recuerdo para sus allegados, familia, vecinos, amigos, jefes, y compañeros de trabajo. Este recuerdo o souvenir, se conoce como omiyage.

Resultado de imagen de omiyage

 

Diferentes tipos de Omiyage.Fuente: Wikimedia Commons

 

– Visitar a alguien en el hospital. A la hora de visitar a una persona en el hospital es costumbre regalar un sobre con dinero, deseando la pronta recuperación del paciente. Cuando el enfermo se cura y sale del hospital, responde el gesto con regalo equivalente al 30 o 40% de lo que había en el sobre que se ofreció al principio.

– Beber con alguien. Cuando se bebe alcohol con alguien, lo cortés es servir la bebida de las otras personas. De igual manera, la gente con la que vayas te servirá a ti.

– Comer en la calle. Cuando vas andando por la calle, se considera de mala educación ir comiendo. Aunque tengas prisa, si llevas comida, un bento, un bocadillo o una fruta, etc. deberás sentarte en un banco para disfrutar de tu comida.

 

Anuncios

Amuletos japoneses (engimono)

Los japoneses siempre han sido bastante supersticiosos por lo que no es de extrañar que dediquen mucho tiempo a hacer ofrendas en los templos o que gasten bastante dinero en amuletos.

Durante el Madrid Otaku la Asociación Aiko dio una conferencia sobre algunos de los amuletos (engimono) más populares en Japón, explicando para que sirven, cuando se utilizan, lo que simbolizan o significan en función de su color etc. Por nuestra parte hemos añadido alguna información extra a lo que se explicó en la conferencia ya que somos conscientes de que al tener un tiempo establecido, muchos aspectos se trataron por encima.

Antes de empezar con los diferentes amuletos, vamos a explicar aproximadamente lo que representa cada color:

  • Dorado y plateado: suerte, prosperidad en los negocios.
  • Azul: para cumplir los sueños.
  • Verde: para la seguridad en el hogar, la familia y los estudios.
  • Blanco: representa la pureza y atrae las cosas buenas.
  • Rojo: para ahuyentar las enfermedades.
  • Amarillo: al igual que el dorado está relacionado con los negocios, la economía.
  • Negro: espanta la mala suerte.
  • Rosa: amor, protección para la persona amada.

Bien una vez reconocidos los colores pasamos a enumerar los amuletos de los que se habló en la conferencia:

Omamori (protector)

Se compra a principio de año y se mantiene hasta el inicio del año siguiente. Pueden adquirirse en templos y santuarios ya que son amuletos que están bendecidos. Además suponen una fuente de ingresos para el mantenimiento y conservación de estos lugares sagrados. Cada templo cuenta con su propio omamori.

Maneki neko (gato de la suerte)

Tal vez uno de los amuletos más populares y conocidos. Estos simpáticos gatetes sostienen en una de sus patas una moneda japonesa (símbolo de la abundancia), mientras que la otra pata permanece levantada como si estuviera llamando a alguien. Si levanta la pata derecha llama a los clientes mientras que la izquierda llama a la abundancia. Existen versiones con las dos patas levantadas  pero no suelen gustar mucho en Japón porque lo consideran demasiado ambicioso.

Sobre el origen de este amuleto tan singular existen dos versiones: una de ellas es que la postura de la pata levantada procede de la forma con que las prostitutas de Edo llamaban a sus clientes. La otra, más mística, cuenta que estaba un samurai o un señor feudal bajo un árbol y vio una gata que parecía llamarlo con la patita desde un templo. El samurai fue hacia el animal y en ese momento cayó un rayo  sobre el árbol. Agradecido, el señor feudal agradecido financió el templo, el cuál sufría problemas económicos. La gata en cuestión se llamaba Tama y a su muerte se creó como homenaje el manekineko.

Suzu

Son pequeños cascabeles que sirven para llamar a la buena suerte. Tienen muchas formas incluso algunas con formas de manekineko o darumas.

Daruma

Este amuleto debe su forma supuestamente al creador del Zen, un hombre que tras meditar en una cueva perdió tanto los brazos como las piernas. En cuanto a su funcionamiento primero se debe pedir un deseo y pintarle el ojo izquierdo y una vez que este se cumpla se le pinta el derecho. Algunos pueden tardar años en pintarle el ojo derecho. Generalmente son de color rojo aunque, al igual que el resto de amuletos, se pueden encontrar en otros colores.

1

Omamori,Maneki neko, Daruma y Shichifukujin. Fuente: Wikimedia commons

Shichifukujin (los 7 dioses de la fortuna)

  • Ebisu: dios japonés de la abundancia. Aparece representado con una caña y un pez.
  • Benzaiken: diosa hindú de la sabiduría y las artes. Aparece representada con un instrumento de cuerda llamado biwa.
  • Daikokuten: dios de origen hindú que representa el dinero y la prosperidad. Aparece con un saco y un mazo.
  • Fukurokuju: dios chino de la sabiduría y la longevidad. Se caracteriza por su peculiar cabeza y por ir siempre acompañado de grullas, ciervos o tortugas, animales que representan la longevidad.
  • Hotei: dios chino de la felicidad y prosperidad. Se asemeja a un Buda, ya que es un hombre calvo, regordete y siempre sonriente.
  • Bishamonten: dios hindú de la guerra que representa la fuerza y el espíritu luchador. Aparece representado con casco y armadura sosteniendo en una mano un apagoda y en la otra una espada.
  • Jurojin: dios chino de la prosperidad y la longevidad. Al igual que Fukurokujo aparece acompañado de animales como la grulla o la tortuga. Lleva siempre una barba larga y un bastón.

Omikuji

Es un papelito donde se apuntan los deseos que después se colocan en las ramas de los árboles, generalmente en los templos.

Hamaya

Es una flecha que se puede comprar en los santuarios a principios de año y sirve para alejar, “matar” demonios. Existen muchos tipos, dependiendo del santuario, y suelen llevar un omamori y una tablilla de madera (ema) con el animal representativo del año nuevo.

Ofuda

Es un amuleto de madera o papel con el nombre de un dios protector y del santuario donde se ha adquirido. Sirve para proteger a la familia y el hogar.

Tanuki (mapache de la fortuna)

Es muy común encontrarse a este simpático mapache de grandes testículos en los jardines, o en las puertas de los bares. Es más se cree que este escroto descomunal representa la abundancia en los negocios.

Fukusuke

Otro amuleto de la fortuna para la prosperidad en los negocios. Es un muñeco con cara de niño vestido como un samurái de manera formal con un vestido ceremonial. Lleva la cabeza rapada y tiene unas orejas enormes que simbolizan la riqueza. Suele estar sentado en un cojín.

Kumade

Una especie de “cesta de la buena fortuna” compuesta por rastrillos de bambú y decorada con distintos amuletos.

2

Omikuji, Hamaya, Ofuda, Tanuki y Kumade. Fuente: wikimedia commons

Karube: el santuario de los senos

Escrito por: Marta GR

En la ciudad de Soja (prefectura de Okayama, Japón) se encuentra el santuario Karube construido en 1678. De momento todo normal porque, si algo caracteriza al país del sol naciente es la proliferación de estos lugares de culto. Sin embargo la particularidad de este santuario es que está dedicado a los senos femeninos.

Resultado de imagen de karube shrine soja

 

Santuario Karube.Fuente:tripadvisor

 

Todo comenzó cuando a finales del XVII, los lugareños notaron que cerca del templo había un Sauce llorón que “lloraba” más de lo normal. Este suceso natural fue asociado al proceso de amamantar por lo que se decidió dedicar el tempo a la diosa de los senos Chichigamisama. Así, las mujeres empezaron a acudir para pedirle a la diosa por un parto seguro, una lactancia abundante e incluso a curar el cáncer de mama.

Con el paso del tiempo este santuario se convirtió en un lugar de peregrinación y sitio de interés turístico. Cada año son muchas las mujeres que acuden al templo y dejan ofrendas y amuletos con forma de pechos sobre un tablón de madera, en el cual se escriben las peticiones y los ruegos. Estas peticiones se cuelgan en las paredes del templo y son de lo más variadas; desde las ya enumerada anteriormente (un buen parto, superar un cáncer de mama o tener una buena lactancia) hasta peticiones un tanto más peculiares como la de obtener un busto más grande. Estos amuletos se venden en el templo o se pueden comprar online y su precio ronda los 21$ (unos 18,80 euros).

Resultado de imagen de karube shrine

 

Amuletos con forma de senos.Fuente:japanvisitor.com

 

San Valentín en Japón, díselo con chocolate

Escrito por el increíble, fabuloso, bipolar y asexuado: Akataiyo senseiAkataiyito para los amigos.

Para algunos la fiesta de los enamorados, para otros un suplicio u otra forma de sacar los cuartos o en este caso los yenes. San Valentín siempre ha tenido múltiples interpretaciones y formas de celebrarlo y en mi amado Japón, no iba a ser menos.

Probablemente si estas familiarizado con la cultura japonesa y eres un pelín otaku como yo, evocarás la típica escena de anime en la que una colegiala tímida que, ruborizada y cabizbaja, le entrega chocolates a su amado senpai, como otras mil porque claro suele ser el chico más guapo y popular del instituto, para expresar sus sentimientos…Y efectivamente no irías desencaminado.

san valentin.jpg

 

Lo peculiar de esta fiesta es que son las mujeres las que deben hacer regalos a los hombres. Concretamente chocolote (si no te gusta o eres diabético tienes un problema) en todas las formas que puedas imaginar. ¡Ojo! no todos los chocolates tienen el mismo significado. Y es que dependiendo del tipo simboliza una cosa u otra:

giri-choko (義理チョコ),  “el chocolate obligatorio”, sencillo y barato que es regalado por las chicas a personas como por ejemplo a sus compañeros de clase o compañeros de trabajo.

tomo-choko (友チョコ), cuya traducción literal sería “el chocolate para los amigos”, que se puede regalar tanto a chicos como a chicas.

honmei-choko (本命チョコ), este sí, si una chica te regala este chocolate es que está enamorada de ti y te está declarando sus sentimientos. Este chocolate se prepara preferiblemente en casa con sus propias manos y embalado cuidadosamente, aunque últimamente es más común comprarlo en las tiendas, pero se elige una marca valiosa y costosa, envuelto en paquetes particulares.

Una vez terminado el día, y con el azúcar disparado, no hay que olvidar que un mes después los chicos deben devolver el favor a aquellas chicas que le han regalado un honmei-choko en el conocido Whiteday del que os hablaré más adelante.

Chocolates a la venta para San Valentin.Fuente:japantimes.co.jp

La última moda japonesa: apretar los mofletes a los bebés para que parezcan bolas de arroz.

Este fenómeno viral conocido como #RiceBallBabies comenzó en Junio. Cuando el humorista Masahiro Ehara subió una serie de fotos a la red social Twitter, en donde apretaba los mofletes de su hijo con los pulgares bajo la barbilla para enmarcar la cara y conseguir así  que su rostro se asemejará a las famosas bolas de arroz japonesas (onigiri).

Desde ese momento son muchos los japoneses que han publicado fotos de sus “bebés bola de arroz”. Pero con el tiempo esta “técnica” se ha extendido más allá de los adorables infantes, ya que ni los adultos ni las mascotas se libran. Todo ha desencadenado un nuevo fenómeno viral bajo el Hagstag #RiceBallBaby.

Y a vosotros ¿qué os parece esta nueva moda? ¿adorable?¿inquietante?¿cualquier parecido con una bola de arroz es pura coincidencia?

Minientrada

Servicios de consuelo para mujeres japonesas

Por: Esther Díaz Aznar

Como fans del mundo japonés en algún momento (o más bien en varios) nos hemos encontrado con costumbres que, como occidentales, no comprendemos y que, a primera vista, nos parecen muy extrañas.

Este podría ser el caso de los chicos jóvenes que se dedican al curioso empleo de entretener y consolar a las mujeres que les contratan. Aclaremos primeramente que nada de esto tiene que ver con la prostitución, pues no se trata de acostarse con las clientas, sino de aspectos mucho más sutiles y, en muchos casos más reconfortantes que la simple intención de pasar la tarde con un chico guapo al lado.

Hay varios tipos diferentes de empleos relacionados con este ámbito, aquí expondremos dos de ellos:

Los “soneiya”, los chicos Sheep: mejor contar ovejas abrazada a un chico atractivo

Son un servicio de jóvenes atractivos entre los 20 y los 30 años organizado por la empresa japonesa Rose Sheep cuyo principal trabajo es ofrecer un cierto cariño a mujeres principalmente ejecutivas alrededor de los 40 años y solteras acurrucándose con ellas en la cama tras un duro día de trabajo. Aclaramos de nuevo que no se trata de acostarse con estas mujeres, sino de abrazarlas mientras duermen, simple y llanamente.

Como todo servicio de este estilo se contrata por teléfono y puede incluir: escuchar los problemas que hayan surgido durante el día, cocinar para ellas, etc. 

El precio por hora es de unos 12.358,13 yenes /100 dólares / 94,68 EUR aproximadamente. Las sesiones más largas pueden llegar desde las 6 horas (385.444 EUR) a las 16 horas (771.036 EUR).Eso sí, los chicos se traen su propio pijama, aunque si su clienta quiere que se ponga uno concreto, también puede elegirlo.

Además, la contratación no limita a las mujeres a contratar a uno, sino que puedes tener hasta dos a su disposición.

 

Los Ikemeso: tu lloras, ellos te consuelan

De nuevo, igual que con los chicos Sheep, se trata de jóvenes atractivos entre los 20 y los 30 años (recordemos que la mayoría de edad en los japoneses son los 20 años, antes sería ilegal), que te harán llorar y luego te consolarán… si, habéis pensado lo mismo que yo… vale que te consuelen, eso puede ser hasta bonito, pero, ¿Qué te hagan llorar? Para eso no les pago que queréis que os diga jajaja.

Además estos jóvenes pueden ir a donde tú quieras, a tu casa, a tu oficina… tú solo eliges al chico que quieres que te consuele entre varios de un catálogo y él se presentará allí donde quieras.

Aquí podéis ver su página web: http://ikemeso-office.com/

Shangrila, el restaurante de las damas regordetas

Escrito por: Marta GR

Si hay algo que caracteriza a la cultura japonesa, es la gran cantidad de restaurantes de diferentes temáticas. Ya sean los host club, los neko (gato)  o los maid café (que son tal vez los más conocidos) o, como publicamos anteriormente, el nuevo Macho café donde te atienden camareros musculosos y qué esta causando sensación pese a ser algo fuera de lo común en el país nipon.

Siguiendo esta estela de nuevos restaurantes, llega el Shangrila de Akihabara, donde solo contratan a camareras de tallas grandes, es más su eslogan es “el lugar de las damas regordetas”. El restaurante sirve comida fresca y orgánica realizada por un chef italiano. De hecho presumen de tener la mejor pizza de todo Akihabara.

La sociedad japonesa siempre se ha regido por estrictos códigos estéticos en donde las dietas y el bisturí están a la orden del día. Sin embargo parece que algo ha empezado a cambiar en tierras niponas, y es que las marshmallow girls, “curvys” o chicas  “rellenitas” están cada vez más de moda. Chicas que están orgullosas de su talla y que no se rigen por esos cánones tan estrictos y a las que los traje de maids y lolitas les sientan de maravilla.

Este cambio de mentalidad está teniendo una gran repercusión mediática debido a la aparición de publicaciones como La farfa, primera revista de chicas rellenitas o personalidades como Naomi Watanabe una blogera de lo más influyente en las redes sociales niponas.

 

Anteriores Entradas antiguas