Ichiyo Sakura Matsuri: La procesión de las Oiran

Escrito por: Esther Díaz Aznar

Antes de comenzar a comentar el festival, aclaremos una duda que seguro que tenéis casi todos (incluida una servidora)

¿Qué es una Oiran?

Las Oiran han sido a menudo confundidas con las geishas, pero, mientras que las geishas eran artistas que buscaban entretener y divertir (y en ocasiones mantenían una relación con ciertos caballeros, pero no era su principal cometido), las oiran sí que eran “mujeres de la noche”. Pero no cualquier prostituta podía ser considerada una oiran. Se trataba de cortesanas de alto rango y que fueron muy comunes durante los S.XVII y XVIII (1600-1868) en Japón (Periodo Edo), hasta que su oficio fue ilegalizado después de la Segunda Guerra Mundial. Aunque eran prostitutas en el sentido más amplio de la palabra, también organizaban entretenimientos y algunas de ellas cobraron importancia fuera de los distritos donde ofrecían sus servicios.

File:Oiran ca. 1920s.jpg

 

Oiran años 20. Fuente Wikimedia

 

La palabra “Oiran” está compuesta por dos kanjis cuyos significados son flor y líder o primera, lo que destaca su naturaleza exclusiva y el nivel de categoría que tenían respecto a otras ramas de su profesión.

Aunque el oficio como tal está, como ya hemos mencionado, ilegalizado, sí que se mantienen en la actualidad los aspectos culturales de la tradición de las oiran.

La procesión y el festival

Una vez claro que papel ejercían estas mujeres dentro de la sociedad japonesa, procedemos a explicar en qué consiste la procesión que aún hoy se realiza en su honor. La procesión actual es una recreación de la que se hacía en las calles de Yoshiwara, cerca de Asakusa, donde estas cortesanas, acompañadas por guardias caminaban por las calles para publicitar y ofrecer sus servicios.

La procesión forma parte del festival Ichiyo Sakura Matsuri que se celebra durante el segundo sábado de abril. El festival no incluye solo la procesión de las oiran, sino espectáculos para niños, zonas de comida y un pequeño mercadillo de pulgas. Es cierto, sin embargo, que la procesión es la principal atracción del evento.

Resultado de imagen de oiran

 

Oiran desfilando.Fuente:DrPleishnein

 

Pero la procesión no la componen solo oiran y guardias, sino que varios actores interpretan y se disfrazan con máscaras de animales y tocan instrumentos para entretener a la gente. Acto seguido aparecen los guardias, vestidos desde los trajes más sencillos a los más elaborados y por último las oiran, que, dentro de su profesión de cortesanas de lujo, también se encuentran distintos niveles que se reflejan en la belleza y la ostentación de la ropa que lucen. Las mujeres que interpretan a las oiran además realizan algunos bailes y espectáculos durante la procesión, a pesar de que su indumentaria, especialmente la de las de nivel más alto, puede llegar a pesar entre 20 y 30 kilos. Además, no es extraño que algunos extranjeros y locales se animen a participar.

Tras la procesión llegan al escenario principal y recrean la situación típica de una oiran en esos siglos, como conoce e interactúa con un cliente.

Imagen relacionada

 

Representación Oiran y cliente. Fuente Wikimedia

 

Por lo que se dice es un festival (y especialmente la procesión) dignos de ver. Ya no solo por la belleza que ofrecen la ropa y las maneras de los s. XVII y XVIII, sino porque, al igual que ocurre con las geishas, difícilmente podrás encontrar en otra cultura u otro país algo que se le asemeje.