20 gestos, costumbres y tradiciones japonesas de lo más curiosos.

Escrito por: Sucu Croissant

Gracias a la asociación AIKO por la presentación y traernos información tan interesante y en ocasiones desconocida de la vida diaria de Japón. Más concretamente, una lista de costumbres, tradiciones y gestos que nos pueden resultar curiosos.

En Japón existen adopciones de adultos. Generalmente una familia japonesa puede adoptar a un chico joven o un hombre adulto por dos razones. La primera es que la familia no tiene un heredero varón que se haga cargo de la familia, la empresa o el negocio familiar. La segunda es que la familia sí tenga un hijo varón, pero no quiera hacerse cargo.

 

Fuente: The Economist

 

– En Japón NO se deja propina. Se considera de mala educación, ya que un trabajador ya cobra por su trabajo. Muchos extranjeros dejan algo por desconocimiento, y se ven sorprendidos cuando, al salir del local, un empleado sale detrás suyo por que se han olvidados las vueltas.

– Dormir en el lugar de trabajo. Al contrario de lo que podría parecer, echarse una siesta en el trabajo no es signo de procrastinación, sino de haber trabajado con tanto empeño que hace falta descansar un momento para poder seguir.

– Cuarto de castigo. No está bien visto que una empresa despida a un empleado. Si se quiere prescindir de un empleado porque no hace un trabajo satisfactorio, se le invita de forma sutil a irse. Sin embargo, el empleado “no suele coger la indirecta” y continua en su puesto de trabajo. En este caso, la empresa toma una medida que a muchos les parecería ideal, pero para un japonés supone una gran vergüenza. El empleado es enviado a un “cuarto de castigo” donde es relevado de toda responsabilidad y no se le asigna ninguna tarea. Pasan todo su horario laboral mano sobre mano sin hacer nada productivo por su empresa. Esta situación provoca que el empleado termine yéndose de la empresa.

Dientes torcidos o dientes “yaeba”. La mentalidad japonesa establece que en la imperfección está la belleza. Por este motivo los japoneses no se preocupan por mantener una dentadura completamente alineada, lo que no significa que no vayan al dentista. Tener los colmillos ligeramente salidos es un signo de belleza, y muchos jóvenes optan por desalinearlos de forma artificial. Por mucho que este hecho nos pueda sorprender, tenemos que recordar que hace unos años en occidente se puso de moda separar de forma artificial los incisivos imitando la diastema de algunas modelos.

dientes "yaeba"

– Puntualidad ferroviaria. Los sistemas de tren, metro y alta velocidad en Japón es milimétrico. Si se anuncia que el tren en cuestión llega a las 10:17, el tren estará entrando en la estación a esa misma hora. La puntualidad llega a tal punto que si el tren se retrasa unos minutos, la empresa se disculpa.

– No tocar. En Japón no está bien visto el contacto físico. Al presentarse, uno tiene que respetar el espacio personal. Sólo y rara vez se da la mano al empezar una reunión de negocios.

– No hay personal de limpieza en los centros educativos. Quizá esta es la costumbre que menos nos extrañe de la cultura japonesa, ya que hemos visto muchos ejemplos en manga y anime. Para crear una mentalidad colectiva y fomentar el respeto a la propiedad pública, la responsabilidad y la educación social, los alumnos se organizan para limpiar los espacios del centro como las aulas, e incluso los servicios. Aunque este comportamiento no se da sólo en colegios e institutos. Algunas empresas también llevan a cabo este tipo de acciones para reforzar el sentimiento de pertenencia a la empresa.

Imagen relacionada

 

Alumnos limpiando clase.Fuente:japanesense

 

– Hablar con las manos. En la cultura occidental es común acompañar nuestras palabras con gestos y movimiento de manos. Esta costumbre tan nuestra resulta algo violenta para los japoneses. Les incomoda y sorprende nuestra efusividad.

– Señalar con el dedo. A todos nos han dicho que no está bien señalar con el dedo. Pero por lo general eso se aplica a señalar a otras personas. En Japón sin embargo, está mal visto apuntar con el dedo en ninguna situación. Para señalar o llamar la atención sobre algo o alguien, se señala con la mano abierta con la palma hacia arriba. Un gesto menos invasivo.

– No hay costumbre de quejarse. Aunque más bien, lo correcto sería decir que no hay que dar lugar a la queja. En un comercio, el cliente es tratado como un dios. El respeto que se muestra llega a tal punto de que en algunas tiendas los empleados no pueden llevar ninguna joya para no dar lugar a que si una clienta entra sin llevar collar o pendientes, el empleado podría ser más importante que ella. Si se da lugar a que el cliente no se sienta cómodo o conforme con el trato recibido, el empleado puede llegar a perder su trabajo.

– No sonarse la nariz en público. A nosotros siempre se nos ha dicho que sorberse la nariz es algo de mal gusto. Sin embargo en Japón está mejor considerado que sonarse con un pañuelo. Cuando un japonés está resfriado, esperará a estar en privado o irá al baño más cercano para limpiarse con un pañuelo.

– Cuidado a la hora de cerrarse un kimono o un yukata. Los extranjeros tenemos la costumbre de cruzarnos la ropa con la solapa de la derecha sobre la izquierda. ¡Ojo! porque esta es la forma en la que se suele cerrar la ropa a los difuntos en los funerales.

– Dejar los zapatos en la entrada de casa. Al entrar en una casa japonesa debemos quitarnos los zapatos y dejarlos ordenadamente en la entrada. La razón principal es que el tatami con el que se forra el suelo está compuesto de hebras entrelazadas. Si pisamos el tatami con las zapatillas puestas, la suciedad se mete entre las hebras y es muy difícil limpiarlas. Sin embargo, esto no significa que los japoneses vayan descalzos por casa. Como nosotros, ellos también tienen zapatillas de andar por casa. Zapatillas que, sin embargo, también se cambian para ir al baño. Donde hay un par destinado a usarse sólo en el baño. Se toman la higiene muy en serio.

– Sorber los fideos. ¿Cuántas veces nos han regañado de pequeños por hacer ruido al sorber sopa o al comernos unos espaguetis? Pues resulta que es lo que debemos hacer cuando comamos ramen en Japón. Sorber los fideos hace que se enfríen más rápido y se pueda terminar de comer antes.

El número 4. La pronunciación china del número 4 en japonés es “SHI”. El verbo morir es shinu. Debido a esta pronunciación, y a que los japoneses son muy supersticiosos, no es común encontrar el piso número 4 en edificios, o habitaciones número 4 en hospitales y hoteles. A menudo lo que hacen es renombrar la planta o habitación sin suprimir el espacio, por ejemplo 3º, 3ºB, 5º.

– Omiyage. Cuando un japonés sale de vacaciones es costumbre que traiga algún recuerdo para sus allegados, familia, vecinos, amigos, jefes, y compañeros de trabajo. Este recuerdo o souvenir, se conoce como omiyage.

Resultado de imagen de omiyage

 

Diferentes tipos de Omiyage.Fuente: Wikimedia Commons

 

– Visitar a alguien en el hospital. A la hora de visitar a una persona en el hospital es costumbre regalar un sobre con dinero, deseando la pronta recuperación del paciente. Cuando el enfermo se cura y sale del hospital, responde el gesto con regalo equivalente al 30 o 40% de lo que había en el sobre que se ofreció al principio.

– Beber con alguien. Cuando se bebe alcohol con alguien, lo cortés es servir la bebida de las otras personas. De igual manera, la gente con la que vayas te servirá a ti.

– Comer en la calle. Cuando vas andando por la calle, se considera de mala educación ir comiendo. Aunque tengas prisa, si llevas comida, un bento, un bocadillo o una fruta, etc. deberás sentarte en un banco para disfrutar de tu comida.

 

Anuncios

Sejin no Hi, la fiesta de la mayoría de edad

Escrito por: Esther Díaz Aznar

El Sejin no Hi (literalmente “Día del Adulto”) se celebra el segundo lunes de enero cada año desde 1948. Este día gira en torno a los jóvenes que cumplen su mayoría de edad (recordemos que en Japón no es como en España, la mayoría de edad es a los 20 años). Por lo tanto los jóvenes que cumplen los 20 años entre el 2 de abril del año anterior y el 1 de abril del año presente son convocados para una ceremonia especial para celebrarlo.

De 1948 a 1999 este día se celebraba el 15 de enero de cada año, pero desde el año 2000 y debido a una nueva ley instaurada en Japón denominada “Happy Monday” tiene lugar el segundo lunes de enero, que dependiendo del año caerá entre el 8 y el 14 de enero.

En este año 2016 la fecha ha recaído sobre el día 11 de enero. Esta celebración se lleva a cabo en todos los pueblos y ciudades de Japón, es una festividad que celebra el país entero.

Como es natural, ese día los japoneses no trabajan. Ese segundo lunes es siempre festivo, facilitando así tanto a los propios jóvenes que celebran el día como a sus familiares la oportunidad de acudir a la ceremonia organizada por el gobierno en sus pueblos y ciudades.

Fuente:cesarordonez.com

 

Los jóvenes que cumplen 20 años son convocados por el alcalde de su pueblo o ciudad y este les informa sobre sus nuevas responsabilidades, aquellas que deberán afrontar en su vida como adultos tanto en su propio beneficio como en el de su país. Después van a los templos de su ciudad (donde rezan y se hacen fotos) y se visten con sus mejores galas.

En el caso de las chicas, como suele ser una época muy fría, suelen vestir furisode (kimonos de mangas largas caídas) de vivos colores y estampados y generalmente con motivos florales. También van maquilladas y peinadas elegantemente.

Grupo de chicas vistiendo el furisode. Fuente:Wikimedia

 

Los chicos por su parte suelen vestir también kimonos, pero de colores más oscuros que las chicas y acompañados del tradicional hakama, aunque en los últimos años los jóvenes se han decantado por una moda más occidentalizada prefiriendo el traje y corbata por encima del kimono.

Grupo de chicos. Algunos vistiendo hakama. Fuente:Japaes

 

Cuando todo el aspecto ceremonial de la fiesta ha pasado, los jóvenes suelen despedirse de sus familiares e irse con sus amigos a celebrarlo. Es especialmente curioso verles de fiesta con la ropa tan distinguida que llevan. La vida ha cambiado para ellos y disfrutan de sus últimos instantes como niños.

 

Servicios de consuelo para mujeres japonesas

Por: Esther Díaz Aznar

Como fans del mundo japonés en algún momento (o más bien en varios) nos hemos encontrado con costumbres que, como occidentales, no comprendemos y que, a primera vista, nos parecen muy extrañas.

Este podría ser el caso de los chicos jóvenes que se dedican al curioso empleo de entretener y consolar a las mujeres que les contratan. Aclaremos primeramente que nada de esto tiene que ver con la prostitución, pues no se trata de acostarse con las clientas, sino de aspectos mucho más sutiles y, en muchos casos más reconfortantes que la simple intención de pasar la tarde con un chico guapo al lado.

Hay varios tipos diferentes de empleos relacionados con este ámbito, aquí expondremos dos de ellos:

Los “soneiya”, los chicos Sheep: mejor contar ovejas abrazada a un chico atractivo

Son un servicio de jóvenes atractivos entre los 20 y los 30 años organizado por la empresa japonesa Rose Sheep cuyo principal trabajo es ofrecer un cierto cariño a mujeres principalmente ejecutivas alrededor de los 40 años y solteras acurrucándose con ellas en la cama tras un duro día de trabajo. Aclaramos de nuevo que no se trata de acostarse con estas mujeres, sino de abrazarlas mientras duermen, simple y llanamente.

Como todo servicio de este estilo se contrata por teléfono y puede incluir: escuchar los problemas que hayan surgido durante el día, cocinar para ellas, etc. 

El precio por hora es de unos 12.358,13 yenes /100 dólares / 94,68 EUR aproximadamente. Las sesiones más largas pueden llegar desde las 6 horas (385.444 EUR) a las 16 horas (771.036 EUR).Eso sí, los chicos se traen su propio pijama, aunque si su clienta quiere que se ponga uno concreto, también puede elegirlo.

Además, la contratación no limita a las mujeres a contratar a uno, sino que puedes tener hasta dos a su disposición.

 

Los Ikemeso: tu lloras, ellos te consuelan

De nuevo, igual que con los chicos Sheep, se trata de jóvenes atractivos entre los 20 y los 30 años (recordemos que la mayoría de edad en los japoneses son los 20 años, antes sería ilegal), que te harán llorar y luego te consolarán… si, habéis pensado lo mismo que yo… vale que te consuelen, eso puede ser hasta bonito, pero, ¿Qué te hagan llorar? Para eso no les pago que queréis que os diga jajaja.

Además estos jóvenes pueden ir a donde tú quieras, a tu casa, a tu oficina… tú solo eliges al chico que quieres que te consuele entre varios de un catálogo y él se presentará allí donde quieras.

Aquí podéis ver su página web: http://ikemeso-office.com/

Por la aceptación de los matrimonios homosexuales en Japón

Escrito por: Marta GR

Dado que estos días se han conseguido dar un gran paso con la aceptación de los matrimonios homosexuales (aunque aún queda bastante) y coincidiendo con las fechas del orgullo gay creo que debemos dedicarle un espacio en nuestro blog. Y es que desgraciadamente en Japón, todavía la unión entre personas del mismo sexo es ilegal.

En Japón se han presentado varios proyectos para que se pueda reconocer la unión civil de personas del mismo sexo, al igual que en países como Corea del Sur y Tailandia, pero también se estudia como alternativa el matrimonio entre personas del mismo sexo, tal como lo tienen planeado para un futuro China, Filipinas,Taiwán o Camboya. La político japonesa Kanako Otsuji, que se declaró abiertamente lesbiana, fue candidata para el senado.  Ojsuji afirmó que muchos gays y lesbianas se ocultan porque tienen miedo del rechazo social, deben hacer conocer a su país que existen y son parte de la misma sociedad.

El único distrito nipon, que aprobó los matrimonios homosexuales, fue Shibuya en marzo de 2015, dando así un paso hacia la equiparación legal de las uniones homosexuales y sienta un importante precedente en un país donde la legislación civil no reconoce derecho alguno para las parejas homosexuales.

Lo sorprendente es que en los últimos años muchos productores japoneses de manga y anime han creado series relacionadas con la homosexualidad femenina y masculina (los géneros yuri y yaoi respectivamente y sus diversos subgéneros), dirigido sólo a adultos. Por no mencionar los numerosos fanfics y doujinshi que derivan de series que técnicamente no son de temática homosexual, o el fanservice que se incluye en las mismas. Entonces ¿por qué no aceptarlo públicamente? confiemos enque en un futuro no muy lejano esta realidad sea posible, ya no solo en Japón, sino en todo el mundo.