Nuestra experiencia en la fiesta del Mochitsuki en Madrid.

El Mochitsuki es una fiesta tradicional japonesa de año nuevo. Durante esta ceremonia se preparan los famosos mochis (pastelillos de arroz glutinoso) aunque estos pueden ser consumidos en cualquier otra fecha del año.

En Madrid (al igual que en otras ciudades de España) esta fiesta se celebra desde hace algunos años y está organizada por Asociación de la Comunidad Japonesa de Madrid en 
colaboración con la Embajada del Japón en España, la Asociación de los Empresarios Japoneses de Madrid y el Colegio Japonés de Madrid. Contando con el patrocinio de diversas empresas japonesas y españolas.

En ediciones anteriores, la fiesta tenía lugar en La Casa de Mónico. Pero por motivos de seguridad, debido a los atentados de París, se suspendió la edición de 2016. Por fortuna recibimos la buena noticia de que este año iba a tener lugar solo que con un cambio de ubicación: el Colegio Japonés de Madrid (en adelante CJM). Además de que para asistir al evento, había que registrarse previamente para evitar problemas de aforo y tener tu entrada asegurada.

dibujo

Pues bien ahora os contamos nuestra experiencia:

Para empezar, como siempre, la ubicación está bastante apartada de la capital aunque hay varias opciones de transporte.Sin embargo, celebrándose un domingo, la espera es mucho mayor y para coger el bus interurbano (la mejor opción si no tienes coche) había que esperar una media de 50 minutos-1 hora. Conclusión, pese a salir con tiempo llegamos un poco antes de la 1 del mediodía y nos encontramos con una cola descomunal. Esto nos chocó un poco puesto que al estar registrados pensamos que bastaría con enseñarlo y pagar la entrada. Además el frío no ayudaba mucho.

Conseguimos entrar a las 14:30 y tuvimos que pasar por varias colas más hasta pagar la entrada (5 euros). Luego tuvimos que hacer otra para conseguir los puntos, a 1 euro cada uno, que se canjeaban por comida, bebida o papeletas para la rifa. Nos perdimos gran parte de los actos como la ceremonia de partir el mochi o kagami biraki y llegamos justo al final de concierto de taikos. Por lo que solo pudimos disfrutar del concierto de koto (arpa japonesa) y clarinete y del Ninin-baori, un divertido juego en el que una pareja intenta comer varios platos siendo uno las manos y otro la boca. También pudimos golpear el mochi.

img_20170115_145132-tile

Imágenes del Mochitsuki. Fuente: HeyJapanWhatsUp

*Nota: las fotos están disponible a tamaño completo en nuestro Facebook

 

Por poco nos quedamos sin comer. Y es que pese a que la cocina abría a la 13:55, a las 14:30 ya no había prácticamente nada salvo algunos mochis (3 puntos) y bebidas (1 punto). Además con tanta gente era casi imposible acceder a los puestos de comida.

En cuanto a la rifa había todo tipo de premios. Tal vez los más impresionantes eran juguetes ofrecidos por la empresa Bandai.

En conclusión, basándonos en nuestra experiencia y opinión personal (junto con otras opiniones de algunos asistentes):

Lo mejor

  • Implicación de la gente y las empresas colaboradoras para organizar el evento.
  • Disfrutar de la tradición japonesa de año nuevo.
  • Degustar platos japoneses totalmente caseros.

Lo peor

  • El aforo. Desconocemos los motivos por lo que se ha organizado en el CJM, pero el gimnasio de un colegio no nos parece el lugar más indicado para albergar a más de 800 personas. Eso sin contar con que todos los puestos de comida, actividades y rifas se encontraban también dentro del gimnasio, por lo que era prácticamente imposible acceder a ellos debido a la gran aglomeración de gente.
  • Abastecimiento de comida. Si por los registros previos sabes que vas a tener más de 800 personas, convendría comprar más comida y suministros.
  • Las largas colas junto a la corta duración del evento (de 1 a 4 de la tarde) no es una buena combinación. Al registrarte con tiempo en un evento, supones que es porque el aforo es limitado. Por lo que llegar y tener que hacer casi dos horas de cola, perdiéndote más del 50 % del evento, no anima mucho.

 

 

Anuncios

Ako Gishi-Sai, el festival dedicado a los 47 ronin de Ako

Escrito por: Esther Díaz Aznar

El festival Ako Gishi – Sai se celebra tradicionalmente en primavera y en verano, aunque existe una fecha muy especial el 14 de diciembre para conmemorar la historia de los Ronin de Ako. Esta ceremonia se celebra en el templo Sengaku – ji en Takanawa, en Tokio, cerca de la estación Sengakuji del Toei Metro si os apetece pasaros algún día a visitarlo cuando estéis en Japón. La tradición dicta que se celebre en ese templo concreto la ceremonia porque allí es donde se encuentran las tumbas de estos guerreros y un museo dedicado a ellos.

Resultado de imagen de templo  Sengaku – ji

 

Templo Sengaku-ji. Fuente: Román Emin

 

Pero no adelantemos acontecimientos. Hablemos antes un poco de su historia:

La historia comienza alrededor del año 1701 cuando un señor feudal (daimyo) llamado Asano agredió a un alto funcionario del emperador llamado Kira Kozukenosuke, hiriéndolo superficialmente. Sin embargo, eso se consideraba una ofensa, no sólo al funcionario sino al propio emperador y se “invitó” al noble Asano a pagar con su vida la ofensa: hacerse el Seppuku o Harakiri, el suicidio ritual. Pero los vasallos del noble Asano, 47 fieles samuráis, aun sabiendo que su acción les llevaría a la muerte, se convirtieron en ronin y juraron vengar la muerte del que había sido su señor. Un 14 de diciembre asesinaron al alto funcionario Kira y se llevaron su cabeza al templo Sengaku – ji donde descansaba el cuerpo de su maestro para mostrarle que le habían vengado y su honor quedaba intacto. Tras ver cumplida su venganza y a pesar de que por muchos su lealtad fue considerada el mejor ejemplo del camino del Bushido, el código de honor Samurai (y aún lo siguen considerando en la actualidad), el emperador les ordenó suicidarse para así expiar su culpa. Ellos cumplieron, conscientes en todo momento de su deber y de que lo que habían hecho debía pagarse con sus vidas.

Resultado de imagen de Ako Gishi – Sai

 

Escena representación 47 ronin.Fuente: wikimedia

 

Quizás sea por su profunda lealtad, más allá de toda duda o de su sacrificio por algo en lo que creían fielmente, que hoy, más de 300 años después, aún se les homenajea no sólo en esta, sino en dos festivales más a lo largo del año.

Durante este homenaje invernal, se realiza un memorial frente al templo y se organiza una procesión (de la que desde hace tiempo se encarga la academia Zaigai Nisei Gakuin), en la que voluntarios y estudiantes celebran bailes y se disfrazan de los 47 ronin para recrear escenas de su historia.

Actualmente hay al menos 34 adaptaciones televisivas de la historia de los 47 ronin. 13 sólo en los últimos 10 años. También existen numerosas adaptaciones a teatro kabuki.

Entre las adaptaciones más conocidas a televisión podemos encontrar:

  • Los 47 samuráis (1941).
  • 47 ronin (1962).

O la que os será más conocida, tanto por la proximidad en el tiempo (2013) como por sus protagonistas:

  • La leyenda del samurái (47 ronin), protagonizada por Keanu Reeves y Hiroyuki Sanada.

Dentro del templo podemos encontrar además un museo conmemorativo que contiene reliquias y varios objetos asociados con el incidente y con los ronins.

Como dato curioso y para cerrar este artículo os diremos que el museo fue completado en 2001, exactamente 300 años después de la muerte de su Señor.

 

Fuente

http://www.japanvisitor.com/japanese-festivals/festival-ako#ixzz4Tem7Rf00

http://www.gotokyo.org/es/tourists/topics_event/topics/121126/topics.html

https://www.jnto.go.jp/eng/spot/festival/gishisai.html

http://japon-secreto.com/evento/ako-gishi-sai/