Japón curioso: Kenji Kawakami el padre de los inventos absurdos

Kenji Kawakami es uno de los inventores más extravagantes en la historia del mundo y toda una celebridad en el país del sol naciente.kenji kawakami

Su fama se debe principalemente a sus inventos absurdos y a la vez pintorescos e increiblemente ¿útiles?(bueno no todos). Su tendencia se conoce como Chindogu, es decir inventos que son creados con la idea de hacer la vida diaria más sencilla, pero que al final no logran su cometido.

También es escritor e ingeniero aeronaútico. Entre sus libros podemos encontrar el afamado  101 inventos imbéciles que consiste básicamente en un catálogo con los artículos más disparatados que te puedas imaginar.

Hay una gran cantidad de seguidores en todo el mundo de esta moda del Chidogu. De hecho existe una asociación internacional del chidogu y los diez mandamientos que uno debe seguir si quiere crear uno de estos objetos inútiles:

1. No podrás utilizar ningún Chindogu en la vida diaria.
Es fundamental para el espíritu del Chindogu, que los inventos sean totalmente inútiles. Si inventas algo que resulta ser tan práctico como para usarlo diario, habrás fallado en la creación de un Chindogu.

2. Deberás fabricar el Chindogu.
No se podrá utilizar Chindogu en la vida diaria, pero es necesario construirlo. Para que algo pueda ser inútil, tiene que existir físicamente.

3. El Chindogu tendrá un espíritu de anarquía.
El Chindogu es un objeto creado por aquel hombre que se ha liberado de la ilusión de la utilidad. El Chindogu representa la libertad de pensamiento y de acción, desafiando el aplastante dominio histórico ejercido por la utilidad conservadora. La libertad de ser (prácticamente) inútil.

4.Encontrarás tu Chindogu en los objetos cotidianos.
El Chindogu es una forma de comunicación no-verbal comprensible por todo el mundo. Los inventos especializados cuya inutilidad sólo la comprendan los expertos en el tema, no cuentan.

5.No venderás jamás un Chindogu.
Un Chindogu no es un producto comercial. Si aceptas dinero a cambio de un Chindogu, este pierde su pureza. No puede ni siquiera venderse uno para hacer una broma.

6.El Chindogu deberá existir para algo más que para hacer reír.
La creación de un Chindogu está destinada a aportar soluciones. El humor que surja de ello tan sólo es un aspecto secundario de una solución complicada o poco habitual para un problema que tal vez no era tan problemático.

7.No podrás hacer ningún tipo de propaganda con un Chindogu.
Un Chindogu es inocente. Está hecho para ser utilizado, incluso si no puede ser utilizado. No puede crearse con el único fin de hacer una observación perversa o irónica sobre el deplorable estado de la humanidad.

8.El Chindogu no abordará ningún tabú.
La SIC ha establecido determinadas reglas de decencia social. No se utilizarán las bromas sexuales, el humor vulgar y las bromas perversas o crueles que ataquen el carácter sagrado de los seres vivos.

9.Jamás patentarás un Chindogu.

Un Chindogu es un regalo para el resto del mundo. Así pues no es una idea que pueda registrarse o patentarse. Como dice el refrán español: “Mi Chindogu es tu Chindogu”.

10.Los Chindogus no tendrán prejuicios.
Un Chindogu no puede privilegiar en ningún caso a ninguna raza o religión por encima de otra. Viejos y jóvenes, hombres y mujeres, ricos y pobres, todos deberían tener la misma oportunidad de disfrutar de cada Chindogu creado.

Ejemplos de Chindogu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: